domingo, 6 de diciembre de 2009

Miliki: El Alma de la Fiesta

Sin duda si hay un juego que ha marcado un antes y un después, ese es el SingStar. Las fiestas ya no son las mismas desde que este infierno aterrizó en nuestras consolas. Antes se celebraban fiestas con dos únicos y claros objetivos que eran, uno, ligar, y dos, echarse unas risas con los amigotes (siendo este último una excusa para no aceptar que habíamos fracasado en el primero...). Ahora tenemos un tercer objetivo, nuevo, y me atrevería a decir que independiente de los otros (porque, al menos en mi caso, el canto no es, bajo ningún concepto, un método de cortejo): Ahora, las fiestas giran en torno al Sing Star...

Es curioso cómo los videojuegos han ido tapando huecos de nuestra vida cotidiana con nuevos títulos, cada vez más rebuscados. Lo primero fue que se pudiera jugar contra una persona real, algo básico, que añadía mucha jugabilidad, puesto que podíamos insultar a nuestro adversario (y obtener respuesta). Luego llegaron los "multipads", con los que podíamos incorporar a la partida a cuatro jugadores, y evitar el coñazo de "pasar el mando", aunque ciertamente (salvo en alguna gloriosa excepción como el Golden Eye de la 64) no era lo mismo...

Con la Wii se alcanzaron contextos inverosímiles, como el "juego para toda familia", en el que desde los más pequeños a los más ancianos pueden jugar juntos y sin demasiada dificultad. Con el WiiFit se incorporó el verdadero ejercicio al mundo del videojuego (algo que hasta ahora se limitaba a los pulgares...). En los últimos tiempos han salido videojuegos para todo, desde cocinar hasta cuidar caballos, pasando por hacer las tareas de la casa... Se puede decir que ya no hay actividad de la vida real que no esté representada en un videojuego...

El terreno de la fiesta, como decimos, se conquistó gracias a juegos como el Buzz o el SingStar... Y ahora que se ha conquistado, se ha decidido ir mucho más allá, dar una peligrosa vuelta de tuerca... Está claro que el mejor amigo del SingStar es el alcohol. Es una verdad incómoda pero es innegable. Pocas son las personas que se han atrevido a iniciar este juego sin un par de copas encima, y aquellos que lo hayan hecho habrán visto claramente que "no es lo mismo"... Hay SingStars para todos los gustos, pero los que han aparecido últimamente son para echarse a temblar. Se están abriendo puertas peligrosas en este mundillo... Igual que en los últimos años en el mundo del videojuego se ha llevado la política de "un juego para cada situación", me atrevería a decir que los creadores de la familia SingStar, London Studios, están siguiendo la política "un SingStar para cada pedo", sacando algunas joyas aptas sólo para los más valientes.

Si ya en su momento aplaudimos la aparición del SingStar Clásicos (con temazos como "El Toro Guapo" o "Como una ola"...), y nos emocionamos con el SingStar Disney ("Dubidú, quiero ser como tú"), ahora nos asustamos con la aparición de un nuevo disco a añadir a la colección: SingStar Miliki... La lista de canciones es para mear y no echar gota:

- ¿Cómo están ustedes?
- Chinito de amor
- Dale Ramón (con la colaboración de ‘Siempre Así’)
- El barquito de cáscara de nuez
- Feliz en tu día
- Había una vez un circo
- Hola don Pepito
- La gallina Turuleca
- La tabla del uno
- La tabla del dos

- La tabla del tres
- La tabla del cuatro
- La tabla fabulosa del cinco (la tabla del cinco)
- Rocktiplica el 6 (la tabla del seis)
- Siete (la tabla del siete)
- El vals del ocho (la tabla del ocho)
- La rumba del nueve (la tabla del nueve)
- Diez raperos (la tabla del diez)
- Los días de la semana
- Mi familia
- Navidad con paz
- Pepe trae la escoba
- Pinocho
- Poromponpóm Manuela
- Susanita

Desde luego, la franquicia parece no tener límites... Desde BloGui-J, y si se nos permite la sugerencia, nos gustaría aportar un par de ideas para posibles futuros SingStars que sigan con esta línea etílica sin fin: SingStar Series de los 80 (a quién no le gusta cantar a todo meter "Oliver, Benji, los magos del balón"); SingStar Cánticos del Fútbol (con títulos como "Oeee, oe, oe, oee", o el no menos conocido "que lo vengan a ver, esto no es un portero es una puta de cabaret"); y, ya puestos, SingStar Canciones de Borrachos (con poner las infinitas versiones del "Camarero, camarero" tendríamos canciones suficientes para varios juegos, y sino que se lo pregunten a Reina...).

Desde aquí pedimos a las autoridades que, ante la ingente cantidad de opciones a elegir y para no aturdir al comprador, se indique en la carátula del juego los grados de alcohol necesarios para jugar a cada título. En el caso de este nuevo SingStar Miliki, bastaría con poner en letras bien grandes "ATENCIÓN: Este juego requiere cantidades de alcohol cercanas al coma etílico"... De ese modo podremos disfrutar mucho más cantando el "Hola Don Pepito"... Que ya me imagino a alguno respondiéndo a Miliki "¡¡Hola Fondo Sur!!"...

Yo ya tengo el Clásicos y el Disney, y no descarto adquirir este otro, aunque sólo para fiestas extremas... Me imagino sacándolo de una caja guardada bajo llave, con manos temblorosas, ante la expectante mirada de los etílicos invitados...

martes, 24 de noviembre de 2009

Cine como Mandan los Cánones

El otro día fui al cine por primera vez desde que resido en la capital española. Para ello, y sabiendo que, sí o sí, iba a tener que desembolsar una suma de dinero bastante más importante que lo que pagaba en Santiago (y que ya es exagerado), decidí buscar en la red un buen cine, uno que mereciese la pena pagar. Además, la película escogida fue 2012, y no hace falta decir que tiene unos efectos especiales de mear y no echar gota, así que merecería la pena.

Descubrí entonces el Kinépolis, situado en la Ciudad de la Imagen. Con ese nombre, seguro que no defraudaba. Está en las afueras de Madrid, en Pozuelo de Alarcón, así que lo mejor desde el centro es coger el coche (si no, también llega el transporte público, metro hasta Colina Jardín, y transbordo al tranvía), y se llega en apenas 20 minutos desde el centro. El desplazamiento es casi inevitable en una ciudad grande, así que, puestos a moverse, mejor irse a las afueras, que es donde se encuentran los cines más decentes.

El segundo factor que más temía, como comentaba antes, era el del precio. En Santiago, en el Área Central, ya rondan los seis euros (y en algunos casos los superan), lo cual me parece completamente fuera de lugar, pues las salas son bastante limitadas. A veces duele pagar eso por unas instalaciones que casi casi tenemos en casa... Eso sí, yo siempre dije que estaría dispuesto a pagar incluso más que los seis euros por una sala decente. Y este iba a ser el caso. Pero para mi sorpresa el precio tampoco se alejaba mucho: Algo más de siete euros, un domingo, y para una película estrenada esa misma semana. Me quedé sorprendido, pero más lo iba a estar al llegar al sitio.

Un edificio cúbico de grandes proporciones, de piedra blanca, con las letras de Kinépolis brillando en la fachada. La entrada, con enormes puertas de cristal, daba paso a un hall con un techo infinito, con las taquillas en medio, abarrotadas de gente. Aquel lugar tenía un ligero aire a la bolsa de Nueva York... Pasando de las taquillas (pues habíamos tenido el reflejo de comprar las entradas por Internet, lo cual no sólo te evita colas interminables, sino que además te permite escoger los mejores sitios), penetramos a la zona en la que se encontraban las salas.

Era un enorme pasillo, tan ancho que podría decirse que era más bien una sala. Aqui los techos eran mucho más bajos que en el hall, y estaba todo enmoquetado de arriba abajo, creando esa atmósfera de insonoridad propia de los cines. A cada lado del pasillo se encontraban las entradas de las 25 enormes salas que conformaban aquel paraíso cinéfilo. La disposición recordaba a alguna peli de ciencia ficción, siendo las puertas de cada sala el acceso a las naves espaciales que permiten viajar a planetas remotos... Para reforzar esta idea futurista, entre las entradas de las salas encontramos diferentes salones, abiertos al pasillo, con confortables sofás para la espera antes de entrar en la sala, y con decenas de pantallas planas, en las que se emiten los trailers y anuncios de turno, pues una vez dentro de la sala, no veremos anuncio alguno antes de la película.

Nuestra sala, la número 25, no se encontraba en los laterales del pasillo, sino que estaba al fondo del todo. Era la más grande. Dos enormes puertas, una a cada lado de la sala, se abrieron para dejar paso a las más de 1.000 personas que caben en la sala, que ese día estaba al completo. A los lados de cada puerta, una placa plateada con letras negras indicaba que la sala estaba certificada por THX.

La inmesidad de la sala era abrumadora. Los más de 1000 asientos se disponían como en un anfiteatro, con pendiente, de tal forma que los altos no podamos molestar... Los gordos (o la gente con piernas largas...) también estarían cómodos: Los asientos, que ya están desplegados (no son plegables), tienen suficiente espacio como para estirarse sin problemas. Tampoco hay problemas con compartir posabrazos, pues son anchos para dos brazos.

La pantalla (de 25x10 metros, según me he informado) te hace sentir pequeño, y una ligera curvatura hace que la imagen sea, literalmente, envolvente... Añadir que estabamos en la fila 4. Esto, en otros cines, supone adoptar posturas imposibles si quieres evitar una tortícolis durante una semana... En este caso, en el que la pantalla es tan grande, se podría pensar que sería todavía peor. Nada más lejos. Incluso en esa fila la comodidad es insuperable y la imagen se ve a la perfección. El truco, han dejado un amplio espacio entre la pantalla y la primera fila. Y cuando digo amplio, me refiero a muchos metros, me refiero a que, sin exagerar, una sala de cine normal cabría en ese espacio...

Lógicamente, una sala de estas características es ideal para una película con tanto efecto y tanto sonido como 2012, pero he de decir que hacía tiempo que no salía tan contento del cine... Y con tantas ganas de repetir. Es una pena que, en una ciudad como Santiago, volcada con la cultura y con un festival de cine anual medianamente importante, no haya un cine con características similares. Alguno me vendrá con que, con la piratería, en Santiago no se llenaría...

Precisamente, este tipo de salas devuelven al cine la espectacularidad que se merece y que tenía antes, nos da un servicio imposible de tener en casa (y menos con el screener de turno...). Las salas que antes podían atraernos (porque en casa teníamos teles de tubo con VHS), ya no nos atraen, están obsoletas. Ahora cualquiera con algo de interés puede tener en casa un proyector con Dolby Surround y BluRay, y tendremos un servicio casi igual al que hay en muchos salas de cine (todas las de Santiago). No niego que las descargas legales hagan que nos de pereza ir al cine y pagar por ver bodrios cuando podemos verlos cómodamente en casa, pero si nos ofrecen un servicio espectacular, que nos haga movernos del sofá, ya casi dará igual la película que vayamos a ver.

martes, 17 de noviembre de 2009

Prison Break "a la española"

Hay que ser realistas: A la gran mayoría de mortales de este gran país nuestro, cuando oímos hablar de cine español, se nos pone la piel de gallina y se nos hincha la vena de la discordia (el que la tenga). Vamos, que no agrada. Es así. Han sido demasiados años de "cine de barrio", Esteso y Pajares, y Marcelino, Pan y Vino... Cine casposo, bueno para el que le guste, pero lejos de ser atrayente por los siglos de los siglos.

Y siempre salíamos con la misma excusa: Es que los americanos se lo comen todo (seguimos hablando de cine), no hay manera de competir con ellos, tienene mucho dinero, no es comparable... Y si con alguien hay que medirse al hablar de cine (o de cualquier otra cosa), es precisamente con los que dominan la materia. Y me saldrá el gafapasta de turno alegando que el cine comercial yanki es una mierda para gente vulgar poco inteligente... Bueno, pues dejemos que ellos sigan viendo la bazofia intelectual que tanto les gusta, pero que nos dejen a nosotros ver lo que nos gusta, que finalmente (y como la mayoría de nosotros somos gente vulgar y poco inteligente) será lo que de dinero al séptimo arte...

Gracias a Dios, parece que el cine español va teniendo cada vez más adeptos al cine que gusta, al que se come por los ojos y los oídos, y que, incluso, puede llenar salas aquí y en el extranjero. Hago un paréntesis aquí para decir que sí, que yo también me descargo películas de forma "ilegal", pero fíjate qué curioso (y juro que no lo hago a propósito), no es el caso de las españolas. Todas las películas españolas que he visto en los últimos años (las que me interesaban, que no han sido muchas) las he visto en el cine, pagando religiosamente. Seguro que no soy el único. Y luego vienen con lo del canon y su p... madre. Señores, la gente no se descarga pelis españolas. No por nada, sino porque (la mayoría) son tan malas que nadie las quiere ver, ni gratis... Esto es así. Aunque es tema para otro post.

Ahora estamos con otro tema bien distinto. Celda 211. La última española (que no españolada...) que he ido a ver al cine. Será porque es española y siempre tienes en mente la posibilidad de salir decepcionado del cine. Por mediocre que sea, se valora... Pero lo cierto es que, en Celda 211, por momentos piensas que no estas viendo cine español. O incluso que lo de que el cine español es malo es algo que ocurre en una aterradora realidad paralela, lejana a la nuestra, y que en realidad nuestro cine es muy digno... Pero no, es española, y hay que estar orgullosos de ella. Lo cual en los tiempos que corren, no es poco.

No quiero entrar en detalles de la película. Como siempre digo, hay sitios mejores en Internet, más especializados en el tema y en el que podréis leer la sinópsis, el resúmen, la crítica., la talla de condones de Tosar (aunque Malamadre hace tiempo que no los necesita... ¡Ehhh!)... Y mil detalles sobre la película. Tan sólo decir que la gran mayoría de interpretaciones protagonistas son un verdadero lujo, empezando por los gallegos Luis Tosar y Luis Zahera (que así se llama en realidad Petróleo, el de Mareas Vivas), que se consagra como secundario de auténtico lujo en nuestro cine. También Alberto Ammann, que interpreta a Juan Oliver (el otro prota) ha sido todo un descubrimiento, con un papel bastante complejo.

Como reza el título del artículo, la peli tiene toques de la conocida serie americana, sobretodo por lo de que el espectador se termina encariñando de los "malos", y también por la tensión que te fustiga por momentos, ante los inesperados giros que da el argumento. Esto lo mezcla con la crudeza del mensaje de fondo que transmite, y lo adereza con ingredientes de la tierra, como el tema de la ETA, que también incluye el guión.

En fin, una muy buena película, que está arrasando en taquilla por méritos propios, porque en este país, a pesar de lo que piensan muchos acomplejados, sí que tiene gusto por el buen cine. Pero claro, como decía al principio, quizás el problema no sea de la gran mayoría de nosotros (cerdos ignorantes), sino de esos pocos que han decidido durante muchos años, casi dictatorialmente, cómo quieren que sea nuestro cine. Los mismos que, de forma inexplicable, han pasado por alto esta películaza para ni tan siquiera proponerla (ya no digo elegirla) como candidata a los Oscars 2010.

Poco a poco
, supongo...

jueves, 5 de noviembre de 2009

Los Pilares de la Tierra: Crítica Reconstructiva

...que no "de la mierda"...

A
yer, tras unos cuatro meses de lectura (sí, soy lento leyendo, aunque tambien es cierto que, hasta el último mes, no estuve leyendo con demasiada continuidad), por fin finalicé la última de las 1033 páginas de este pedazo de libro escrito por el autor de nombre gracioso, Ken Follet (primo segundo de Gaylord Folien...).

Y digo pedazo de libro por el tamaño, que no por la calidad. Y antes que los gafapastas que lo hayan leído se me echen encima, avanzo que tampoco es que piense que es una mierda de libro ni mucho menos. El libro es bueno, no lo niego. Pero vamos, las expectativas que uno se hace ante la obra maestra de este autor, best seller con más de 14 millones de copias vendidas, en mi caso no se cumplieron.


Para empezar, el libro se hace denso, demasiado. Tarda mucho en llegar a enganchar, y cuando lo hace pierde fuelle por momentos. Hay algunos momentos frenéticos, en los que necesitas seguir leyendo, pero son contados. Y como digo, tardan en llegar. Yo no los encontré prácticamente hasta la mitad del libro, es decir, sobre la página 400 o así... Que hasta que llegué ahí hubo demasiados momentos en los que me preguntaba por qué estaba torturándome de esa manera...

Seguro que el juego se hace más ameno...

Por otro lado, aunque relacionado con el punto anterior, está la manía del autor de describirlo todo hasta la saciedad. Eso en principio no es malo. Me gustan los libros descriptivos. Pero este tío se pasa tres pueblos. Y ya cuando se pone a describir, paso a paso, las acciones que realiza un personaje en un momento dado, hasta el mínimo movimiento y pensamiento, para que luego resulte que lo que estaba haciendo el personaje no sirve para absolutamente nada salvo para rellenar páginas... Pues cansa. Y esto lo hace en más de una ocasión.

Esto es así dos tercios del libro. Muy denso, como digo. Y de pronto, hacia el final del libro, pega unos acelerones absurdos, en los que pasa al extremo opuesto: Obvia un montón de detalles que sí se echan en falta en la lectura. No voy a entrar en detalles porque no quiero espoilear uno de los tramos del libro que más me gustó, pero lo cierto es que me sorprendió (porque además es repentino) que pasase de la descripción exhaustiva, a una mera citación casi esquemática de los hechos...

Por lo demás, la historia (o más bien, las historias, pues son varias entrelazadas) está muy bien, sobretodo teniendo en cuenta que gira en torno a la construcción de una catedral, tema que, a priori, puede resultar demasiado especializado (y aburrido). Personalmente me encantan los libros que mezclan ficción con hechos históricos, como ocurre en este libro, en el que los personajes se topan en hechos reales que ocurrieron en la historia, así como con personajes de enciclopedia. En este caso te acerca de un modo muy didáctico a la Edad Media, una época tan extensa como escasa de contenido...

Destacar también la gran cantidad de personajes principales que van evolucionando de una forma bastante coherente (los niños malos se vuelven adultos malvados, y los buenos, buenos se quedan) durante la extensa línea temporal que cubre el libro (unos 40 años), así como el tipo de narración, en tercera persona, aunque enfocado a cada personaje. Así, cuando el libro se centra en la historia de uno de los malos, el narrador toma su forma de pensar y narra según la retorcida lógica del personaje en cuestión. La trama se va cubriendo así de forma lineal, alternando el punto de vista de la historia según el personaje que en cada momento toma protagonismo, de tal manera que podemos visualizar los movimientos de cada uno de los personajes en cada momento, aunque no formen parte de la trama todo el tiempo. Por ejemplo, si en un momento dado, se narra que uno de los personajes planea atacar a otro, después se narrará lo que está haciendo este otro mientras (nosotros) sabemos que el primero se dirige hacia él para meterle una espada por el ojete...

Otro punto que quiero destacar en esta pequeña crítica del libro, y que no leeréis en ninguna otra crítica o resumen, ni nadie que lo haya leído os confesará, son las múltiples escenas subiditas de tono que se describen a lo largo de toda la historia. Es algo que llega a ser enfermizo. Auténticos relatos porno. No exagero, el nivel de detalle (igual de exhaustivo que en el resto de la historia) llega a ser escabroso, con momentos en el que se describe, por ejemplo, una violación de dos hombres a una pobre adolescente (con pelos y señales), o como un puta se queda con el "producto" de dos clientes en la boca ("el líquido caliente", como menciona el autor), para luego escupirselo a la cara de uno de ellos... Estos son sólo un par de detalles de cientos de los que hay en el libro, que por momentos parece que estás leyendo un capítulo de "Llámalo X", más que una novela seria de la Edad Media...

En fin, no me enredo más. El libro está bien, leedlo, y además haréis bíceps. Si os gusta este tipo de novelas históricas os gustará, y si estáis interesados en la arquitectura y la construcción, seguro que os encantará. Ahora bien, hay veces que, al terminar de leer un libro, me gustaría poder borrarlo de la memoria para poder volver a disfrutar leyéndolo. En este caso, no voy a decir que me gustaría poder borrarlo de mi memoria de lo malo que fue... Aunque, sinceramente, en el caso de que se borrase accidentalmente, tampoco lo volvería a leer...

jueves, 8 de octubre de 2009

Ya están aquí...

Con algo de retraso (como siempre, últimamente), pero un año más, BloGui-J acude a su ineludiable cita, para trata de acercar las mejores y más actuales series americanas de la forma más cómoda, rápida y eficaz posible a los serieadictos no-yankis como nosotros, para que todos podamos disfrutar al cien por cien, sin publicidad y al ritmo que queramos, de estas auténticas obras maestras...

Esta temporada vamos a hacer algunos cambios en la extensa lista de series que seguimos. En principio, no se va a modificar el formato que pusimos en practica el año pasado (torrents y descarga directa, con subtítulos por separado), aunque quizás más adelante metamos mano en este asunto. Lo que sí cambiarán serán los nombres de las elegidas este año. Recordemos que, la temporada pasada, nos dejaban dos de las que estábamos siguiendo:

- Knight Rider - El remake del Coche Fantástico, por el que nosotros apostamos, pero que se quedó en el capítulo 17 de su primera temporada, pasando a engrosar la larga lista de fiascos televisivos...

- Prison Break - Que se dio por finalizada tras su larguérrima cuarta temporada, y por las súplicas de sus fans, que estaban cansados de las torturas gratuitas a las que los guionistas sometían al pobre Scofield... Como decía su creador, mientras haya audiencia, habrá más temporadas... Sus deseos fueron cumplidos, y PB se quedó sin audiencia, para alivio de la humanidad.


Tras estas dos bajas, para esta temporada habíamos decidido dejar la lista como estaba, recortando la carga de trabajo que supone subir los capitulos de todas nuestras series. Pero este verano caímos en la tentación e hicimos algún que otro "descubrimiento", que no queríamos pasar por alto, y queremos compartir con nuestros lectores:

- Dexter: Vale, esto no es nada nuevo. Todos la conocéis ya. Pero lo cierto es que yo siempre la había visto con cierto escepticismo. Y, tras un primer intento frustrado de intentar verla (vi los dos primeros episodios, me llegué a aburrir y la dejé), finalmente me he enganchado oficialmente, y ya estoy "al día". En USA ha comenzado la cuarta temporada de esta historia atípica a la par que asombrosa, en la que se consigue hacer que el espectador, no sólo se identifique con un sanguinario asesino en serie, sino que lo aliente, y (a mí me pasa) se tranquilice cuando por fin mata a alguien y no lo pillan... Ha empezado el 27 de Septiembre (estreno todos los Domingos en EE.UU.) y acaba de estrenarse el segundo capítulo.


- The Big Bang Theory: Otra que no es nueva. Tampoco lo es para mí, que conste, al igual que para muchos de vosotros. Yo la descubrí hace unos meses, en la XGN, y la verdad es que tardé muy poquito en tener el mono. Esta es una comedia del tipo Sitcom (usease, con pocos escenarios y risas enlatadas), de capítulos de menos de 20 minutos, en la que los protagonistas son dos compañeros de piso, genios científicos y frikis de libro. La serie empieza con la aparición de una nueva vecina (rubia, guapa y un poco tontita), de la que se hacen amigos. A partir de ahí, capítulos cortos con historias bien marcadas, que se pueden ver sueltos sin ningún problema, pues la historia de fondo es muy débil. El 21 de Septiembre comenzó esta su tercera temporada, y ya han emitido los tres primeros episodios. Todos los lunes uno nuevo.


- FlashForward: Sin duda, la revelación de la temporada. Y por primera vez en la historia de la televisión de nuestro país, parece que vamos a emitirla como Dios manda. La cadena Cuatro, en su buena labor de emisión de series yankis que está realizando últimamente (bravo por las maratones de Lost), ya ha estrenado la serie el pasado martes, cuando en Estados Unidos se estrenó tan sólo dos semanas antes. Eso sí es apostar fuerte, y aplaudimos la iniciativa. La serie se emite en su país de origen todos los jueves.


Así que tenemos dos bajas y tres incorporaciones, que se unen al resto que mantenemos, y que pongo al día a continuación (ojo, puede haber spoilers):

- 24: Tras salvar los Ángeles en la primera, su país en la segunda, y el mundo en las cinco temporadas siguientes, el agente especial Jack Bauer ha mostrado una debilidad a la radiactividad en la pasada temporada (como Superman con la kriptonita... Salvo que la radiactividad afecta a todo el mundo...), dejando abierto el final de la misma, para que en la octava temporada Jack se tenga que salvar a sí mismo... Pero no os atormentéis: La nueva temporada no dará comienzo hasta (previsiblemente) el 17 de Enero de 2010.

- Cómo Conocí a Vuestra Madre: No nos cansa la interminable historia de Ted y los demás. Tras una muy buena cuarta temporada, HIMYM ha comenzado la quinta con la misma frescura y originalidad de siempre. La serie sigue emitiéndose todos los lunes, y ya se han estrenado los tres primeros episodios.

- Family Guy: Tras siete temporadas (hablando en términos americanos, porque con el lío que han hecho en nuestro país con la numeración de las temporadas, ya no sé por cual vamos aquí), los dibujos más cachondos de la tele siguen deleitándonos con las bromas más rebuscadas a la par que divertidas. Seguimos ansiosos por ver el estreno de la parodia del episodio V de Star Wars (Something, something, something, Dark Side, poster adjunto), que ahora tiene fecha del 16 de Mayo de 2010...

Por otro lado, quisiera destacar que, en los dos capítulos estrenados de FlashForward, ha hecho aparición como agente del FBI el mismísimo Seth MacFarlane, creador de Padre de Familia (¿¿de dónde saca el tiempo este señor??). La octava temporada americana ha dado comienzo el 27 de Septiembre, llevan dos episodios, y sigue estrenándose todos los domingos.

- Heroes: He de decir que no he terminado de ver la tercera temporada (el Volumen 4), pero por insistencia popular, BloGui-J va a seguir apostando por esta elogiada serie. Ha dado comienzo su cuarta temporada (Volumen 5), y ya se han estrenado los cuatro primeros episodios, todos los lunes como siempre.

- House: Este es otro que no tiene pinta de parar. Ni siquiera un psiquiátrico le va a apartar de dar los más polémicos aunque acertados diagnósticos. Tras mantener (e incluso mejorar) el nivel durante cinco temporadas, nuestro médico favorito comienza su sexta temporada desde el mismo sitio en donde "entró" al final de la pasada. Veremos como logra salir para retornar al ruedo... La sexta comenzó en USA el pasado 21 de Septiembre, y ya han emitido tres capítulos.

- Lost: Por supuesto, sigue siendo nuestra niña bonita. Y, a falta de su última temporada, es sin duda la más esperada por todos. De momento no quiero avanzar nada de la sexta. Hay infinidad de páginas de rumores y demás pasatiempos sobre la serie, así que podéis ir matando el gusanillo visitándolas (la página oficial es muy completa). La espera se hará larga pues, aunque todavía no hay una fecha oficial de inicio, hasta 2010 seguro que no da comienzo (se habla de Febrero). Hay especulaciones sobre la posibilidad de que la nueva FlashForward esté conectada de alguna forma con Lost, más allá de la evidencia de que también tiene que ver con el espacio-tiempo, y que tienen actores en común (hemos visto a Penny en el primer episodio, pero habrá más sorpresas...). Algo menos evidente fue por ejemplo que, en una de las primeras escenas de FF, de fondo, se pudo apreciar claramente un cartel anunciando a la compañía aérea Oceanic... Sería francamente impactante un crossover sorpresa entre las dos series... Lo dejo caer ahí.

En cualquier caso, para aquellos testarudos que todavía no se han dignado a tragarse las cinco temporadas emitidas de Lost en una semana (como tiene que ser), les animo a que lo hagan de una vez, y se pongan al día antes del estreno de la sexta, que será mundial, lo cual es un verdadero hito en la historia de las series, y una buena solución al quebradero que les supone a los americanos que el resto del mundo descargue sus series sin pasar por caja, pues al emitirse al mismo tiempo, parte de los motivos de la descarga (verla antes de que salga aquí) se diluyen. De nuevo se demuestra que Internet no sólo mejora la calidad de vida, sino que hace que muchos se tengan que esforzar para mejorar, lo que implica a su vez más calidad de vida para el resto...

- Smallville: Si Lost es la niña bonita, hay que reconocer que ésta es la fea. Querida por unas cuantos y odiada por la mayoría, la serie de los primeros años de Superman se niega a dejarnos, y ha dado comienzo a la que es ya su novena temporada (que como sigan, el chaval se hace viejo antes de ponerse la capa...). Es la serie que lleva más horas emitidas de las que colgamos en BloGui-J (no la más antigua, que es Padre de Familia, de 1999, aunque ésta estuvo varios años paradada), y parece que no tiene fin. A pesar de las críticas que recibo por colgarla, ya le he cogido cariño, así que vamos a seguir con ella hasta el final. Eso sí, personalmente dejé de verla en la séptima temporada, aunque me ha dicho un pajarito que esta novena ha empezado con fuerza. Y que siga. Esta temporada se estrena todos los viernes, y ya llevan emitidos dos episodios.


En fin, esto es un breve resumen de cada una de las BloGui-Series. Como veis, tenemos mucho trabajo, con nueve series para ver cada semana, aunque bien es cierto que dos no empezarán hasta enero. Como siempre, iremos actualizando el menú de la derecha con los estrenos de cada día para facilitar la búsqueda. Los enlaces se colgarán como muy tarde 24 horas después de su estreno en EE.UU. Por tanto, así quedará la parrilla semanal:
  • Lunes (Martes en España): Cómo Conocí a Vuestra Madre, Heroes, The Big Bang Theory
  • Jueves (Viernes en España): FlashForward, Lost (Enero 2010, no confirmado)
  • Viernes (Sábado en España): Smallville
  • Domingo (Lunes en España): Dexter, 24 (Enero 2010), Family Guy
Que aproveche...

lunes, 24 de agosto de 2009

El Tesoro Oculto de Santiago

Han sido muchas las veces que he hablado con amigos compostelanos sobre la famosa construcción de la Ciudad de la Cultura, que está teniendo lugar en estos momentos en el Monte Gaiás, en Santiago, y que empezó hace ya más de 8 años. Este macroproyecto ha sido criticado desde sus inicios principalmente por dos cuestiones importantes:

- La primera, su astronómico presupuesto. En un principio se situaba sobre los 100 millones de euros. A día de hoy ya se estima en casi 400 millones, lo cual supone una inversión brutal para una economía gallega que no está para tirar cohetes.

- La segunda, que nunca estuvo del todo claro para qué lo íbamos a utilizar. Sí, el rollo cultural está muy bien, pero ¿realmente hace falta tal despliegue? Y decirle a la gente que vas a gastar semejante cantidad de dinero en algo que no sabemos para qué lo queremos, quedaba un poco mal.

Así que la mayoría de la gente con la que hablaba sobre la Ciudad de la Cultura, eran más bien detractores del proyecto, o al menos dudaban de si aquello realmente merecía la pena. Es por ello que, en mi habitual actitud crítica y que cuestiona todo lo que me rodea (vamos, que me gusta llevar la contraria), al oir tantas palabras en contra del proyecto, decidí ponerme de su parte, y defender que aquello era algo grande, importante, y que en el futuro iba a suponer un cambio radical para nuestra ciudad.

Santiago es una ciudad pequeña, pero con enormes posibilidades. Gracias a la Catedral y al Camino, Santiago es un punto turístico de referencia en España y Europa, y presenta eventos y características propias de una ciudad grande, a pesar de contar con apenas cien mil habitantes. Pero también es cierto que, quitando la catedral, Santiago no es más que un pueblo, un recóndito y curioso lugar de camino a ninguna parte, al que si vas no es de casualidad.

Así pues, pienso que un proyecto de estas características, que conlleve cierta ambición, puede poner a Santiago en un nivel superior, darle mayor fuerza como ciudad de destino, no sólo de turistas, sino de todo un elenco de personas relacionadas con el mundo de la cultura y la investigación, que es lo que finalmente más capital atrae. Aunque también es cierto que el éxito o el fracaso de la Ciudad de la Cultura, una vez que nos hemos embarcado en su construcción, sólo se podrá verificar con el tiempo. Añado que, cuando en 1887 se empezó a contruir en las entonces afueras de Paris una enorme torre de metal de más de 300 metros de altura, la gente de la zona se horrorizó e incluso pidió que se tirara. Hoy en día, la Torre Eiffel es el símbolo de toda Francia, y las viviendas de los alrededores están entre los más caros del mundo...

Quizá me haya pasado al atreverme a comparar la impresionante Torre Eiffel con nuestra Ciudad de la Cultura. Tampoco es que lo haya hecho, y de hacerlo, siempre añadiría el término "relativamente" (Paris era y es inmensamente más grande que Santiago). O quizá la comparación no sea tan atrevida.

Hace unos días no se me hubiese pasado por la cabeza comparar la Ciudad de la Cultura de Santiago con una obra de reconocimiento mundial. Sí, defiendo que hay que darle un poco de tiempo, creo que en el futuro le veremos las ventajas, y que la gran inversión realizada finalmente habrá cundido. Pero, tampoco era tan optimista como para pensar que el proyecto fuese a ser reconocido más allá de las fronteras españolas.

Como sabréis los que pasais por aquí habitualmente (y si no os lo digo yo), BloGui-J luce una cabecera en la que el fondo es una foto de un edificio en construcción. Sí, esa es la Ciudad de la Cultura. Se pensará ahora que siento una profunda admiración, o incluso devoción, por esta construcción. La realidad es que, durante el pasado año, esa ha sido la vista que he tenido mientras escribía en el Blog, desde mi piso en Santiago. Me pareció buena idea tenerlo en la cabecera.

Así que me he pasado un año con la Ciudad de la Cultura delante. Sólo tenía que apartar la vista del monitor unos centímetros para ver la obra (tarea complicada, pensará alguno). Estaba ahí día y noche, e incluso pude apreciar algunos avances significativos en la construcción... Y sin embargo, no tenía ni la más remota idea de lo que tenía delante. Y como yo, la mayor parte de los compostelanos y gallegos. Y ya no hablemos de los turistas, que si han oido hablar de la Ciudad de la Cultura, ha sido de casualidad, y seguramente por la polémica del elevado presupuesto.

Y entonces, ayer, me encuentro el siguiente vídeo que me deja absolutamente alucinado. Se trata de un episodio del programa Megaconstrucciones (o Megaconstrucsiones, en la versión sudamericana...), un programa conocido para los amantes de Discovery Channel (y que ahora echan en la Sexta), en donde el presentador se dedica a ir por el mundo para visitar las construcciones más impresionantes jamás realizadas por el hombre y, por qué no, ayudar un poco en lo que pueda. ¿A que no sabéis qué impresionante obra describe en el capítulo que aquí os presento?


No tengáis en cuenta lo de "su conocido clima lluvioso"
...

Es un vídeo de una hora, dividido en cinco partes (al terminar la primera tenéis que darle a la parte 2/5 y así sucesivamente). A la gente de Santiago y alrededores os va a alucinar. Al resto, supongo que menos, pero también tiene su interés, así que lo recomiendo encarecidamente.

Personalmente, me quedé impresionado. No sólo por la amena forma de contar las cosas que siempre tienen los americanos, con esos gráficos increíbles y un guión encomiable. Me quedé impresionado porque, después de un año con la Ciudad de la Cultura delante de mis narices, ha tenido que venir un yanqui a contarme que lo que tenemos en nuestro patio trasero es una verdadera maravilla, un edificio único en el mundo, y una de las construcciones más increíbles que jamás se haya hecho en Europa. Por momentos me olvidaba que lo que estaba viendo tenía lugar en Santiago, y llegué incluso a avergonzarme por no haber sabido antes muchas de las cosas que se cuentan en el reportaje.

Y entonces pienso, ya terminando, que no soy yo quien debería de sentirse avergonzado, sino las autoridades y los medios de comunicación. ¿Cómo es posible que no haya más publicidad al respecto? ¿Cómo es posible que no haya carteles de la Ciudad de la Cultura por todas partes? ¿Cómo es posible que no se informe mucho más a los turistas de lo que tenemos ahí arriba? ¿Por qué no es ya un atractivo más de nuestra ciudad? ¿Acaso en Barcelona no llevan años enseñando un edificio en obras a los turistas, (y cobrando por ello) que de hecho se ha convertido en símbolo de la ciudad? ¿Cómo es posible que lo único que todos los compostelanos saben de este proyecto es que ha sido carísimo?

Quizá alguien tenga una respuesta lógica a todas estas preguntas, y más que me planteo. Una parte de la ciudad de la cultura se abrirá al público el año que viene, con el Apostol, pero ya como edificio terminado. Lo que se ve en el reportaje, ese alucinante viaje por los esqueletos de los edificios de la Ciudad de la Cultura, no se va a enseñar, cuando, en mi humilde opinión, ver cómo se construye podría ser (como lo es en el caso de la Sagrada Familia, que lleva más de un siglo construyéndose) un poderoso atractivo para los turistas, pues la construcción sólo ocurre una vez en la historia de un edificio, y se crea el efecto "vamos a verlo antes de que termine para poder contarle a nuestros nietos que lo vimos en construcción". Y no sólo estaríamos dándole esa publicidad ahora inexistente, también estaríamos comenzando a financiar ese enorme gasto del que tanto se queja todo el mundo.

Puede que el gasto esté siendo excesivo. No lo sé. Como dije antes, eso sólo se sabrá con el paso del tiempo. Lo que tengo claro es que este proyecto es alucinante, y que estos días me informaré sobre cómo visitar la obra. No quiero ser de los que, dentro de 10 o 20 años, quizá se lamenten por no haber ido a ver en su día cómo se construía la emblemática Ciudad de la Cultura de Galicia.

jueves, 20 de agosto de 2009

Santiago: Escuela de Calor

Así que, para calmar mi culpabilidad, tengo motivos suficientes, a la par que interesantes, para justificar la inexplicable falta de artículos de este verano. Que por supuesto utilizaré vilmente para escribir algunos artículos nuevos, que llenarán el hueco que he dejado en mi ausencia...

Aunque pueda parecer otra cosa, durante el mes de Julio, la escasez de actulizaciones no fue debida a que estuve de vacaciones rascándomela en algún lugar. Que va. Trabajé el mes enterito. Sin embargo, digamos que aproveché los fines de semana hasta la última miguita, de tal manera que, a pesar de no haber sido un mes vacacional, la impresión es que sí lo ha sido.

Antes de nada, aclarar que Julio ha sido un mes más bien lluvioso por estos lares, con días que parecían más propios del otoño que del verano. Por supuesto, mis amigos lectores de BloGui-J han aprovechado la coyuntura para dedicarme una serie de improperios y amenazas varias, como consecuencia de la publicación del polémico artículo, En Santiago llueve de Carallo, en el que defendía con datos oficiales que, aunque es cierto que en Santiago llueve bastante, la opinión popular acrecenta esa sensación de lluvia, tanto para los de fuera como para los propios santiagueses...

Es cierto, el mes de Julio ha dejado en bolas mi "gran teoría". Pero, y sabiendo que lo siguiente provocará reacciones de odio, he de decir que, para mí, el mes de Julio ha sido uno de los más calurosos de los últimos años... Vale, alguno dirá "eso es porque has estado fuera". Bien, en parte sí. Pero los dos últimos fines de semana he estado en Galicia, y (fijate tú qué casualidad) también hemos tenido nuestra ración de sol y calor... "Durante la semana no paraba de llover". También es cierto... Pero como yo por la semana trabajaba, pues eso... Como Herodes.

Bueno, que me lío. Que ¿qué hice yo en esos intensos fines de semana de Julio? Pues aparte de papar calor, viajar. Viajar mucho. Cuando digo mucho hablo de 8 aviones en 15 días y más de 1.500 km. en coche los 15 siguientes... Eso en Julio... De Agosto mejor hablamos más adelante... El caso es que he decidido que mejor entretener poco a poco que no aburrir mucho. Así que, en lugar de escribir ahora un mega-post con todo lo que hice durante el verano y luego no volver a escribir en un mes, mejor dosificarlo en pequeños capítulos, que entra mucho mejor, y me permite ir actualizando esto más a menudo. ¡Renovarse o cerrar!

miércoles, 19 de agosto de 2009

No hay Dos sin Tres

Sin duda alguna la actividad de BloGui-J durante el mes de Julio ha bajado considerablemente con respecto al mes de Junio. Vamos, que ha sido nula... Y en Agosto... Pues todavía peor, si es que eso es posible. Se puede decir que el verano ha afectado notablemente al nivel de publicación de BloGui-J...

Me recuerda a cuando éramos pequeños. Podíamos hacer grandes amigos, los mejores. Cuando tenías unos cinco o seis años cualquier amistad de unos pocos meses parecía que iba a ser eterna. Sin embargo, a veces llegaba el verano, esos veranos de nuestras vidas en los que tres meses parecían inagotables, y acababan con todo. La amistad que habíamos sellado con sangre y fuego durante el año escolar se evaporaba, y a la vuelta de las vacaciones era como si no nos conociésemos de nada. Si uno de los dos cambiaba, hacía nuevos amigos como si nada y se olvidaba del otro.

En este caso podemos decir que la situación es parecida. Y es que BloGui-J taodavía acaba de cumplir su tercer añito, a principios de este mes. A primera vista parece poco tiempo. Pero echando la vista atrás, da la impresión de que ha pasado mucho más, pues estos tres años han estado llenos de anécdotas, aventuras y demás paranoias.

"Recuerdo cuando todo eran pastos hasta donde alcanzaba la vista", decía Doc en aquella escena de Regreso al Futuro, en la que el alocado científico le presentaba la máquina del tiempo a su amigo Marty McFly, en el centro comercial "Twin Pines", que más tarde pasaría a llamarse "Lone Pine", cuando Marty accidentalmente arrasaba uno de los dos pinos que el viejo Peabody tenía plantados en aquel terreno...

El verano casi ha pasado, pero nosotros seguimos siendo los mismos... Y BloGui-J también. Y no nos olvidamos de nuestros amigos, de nuestros lectores. Por eso, y ante algunos comentarios que han surgido (con buena intención, siempre), he de aclarar que BloGui-J no ha muerto, que seguimos con la misma ilusión que hace tres años (aunque visiblemente con algo menos de inspiración), y que comenzamos este nuestro cuarto "año escolar" con intención de volver a dar cada vez más.

Para empezar, próximamente, trataré explicar, en varios capítulos, qué demonios he estado haciendo este verano, que no es poco...

lunes, 20 de julio de 2009

Yo te follo more than ever...

Venía de trabajar como cada día, escuchando la radio en el coche. Entonces pusieron una canción, "Total eclipse of the heart" the Bonnie Tyler, una canción muy bonita y romántica, que me trae un montón de recuerdos... Aunque no románticos, precisamente.

Fue hace unos años cuando mi amigo Ricardo y yo descubrimos "Aquellas juergas universitarias", típica peli americana en la que unos treintañeros echan de menos su juventud de estudiantes universitarios, y deciden crear su propia fraternidad para revivirla... Muy recomendable. Todavía no habíamos visto la película cuando, de casualidad, nos encontramos con el siguiente vídeo que hoy rememoro. Os recomiendo ver todo el vídeo. La parte del cantante (que obviamente fue contratado por los colegas del novio) la vi en su momento unas 250 mil veces (y contando) con sus correspondientes carcajadas...:


Lo mejor: Las caras del cantante y el sublime doblaje...

viernes, 17 de julio de 2009

No es otra denigrante película española

Una enorme bola de emoción me sube desde el estómago a la vez que escribo estas líneas. Quizás sólo sean gases... Pero lo cierto es que estoy a punto de llorar de las carcajadas producidas al ver, por enésima vez esta semana, el siguiente vídeo:


España beri gut...


Sí, amigos. El humor americano frente a frente con el ejpañó. Leslie Nielsen y Chiquito de la Calzada en el mismo escenario... ¡Es como un sueño hecho realidad! ¡Miento! ¡Jamás habría sido capaz de soñar nada parecido! ¡Glorioso!

Parece que alguien en este país ha entrado en la razón de la sinrazón. Por fin el cine español ve la luz, después de tantos años encerrado en un cuarto oscuro con Almodóvar (qué miedo) y demás calaña viejuna pasada de moda dónde va. Si hace unos meses nos sorprendíamos con la comedia adolescentil de aire yanki, "Fuga de cerebros", estilo nunca visto hasta la fecha en nuestro cine, ahora unos iluminados nos sorprenden mucho más si cabe con otra imitación de lo mejor del cine americano.


Solo quiero desearles suerte...

Bueno, vale, esto quizá no sea "lo mejor" del cine yanki. Pero como nosotros no tenemos tanta pasta para invertir en efectos especiales que nos hagan romper aguas en nuestros asientos, qué mejor que optar por el otro gran género importado del otro lado del charco: El humor absurdo. Sí, señor. Dejemos de llorar porque el cine americano invade nuestras salas. Dejemos de intentar competir contra "Transformers" con paranoias lésbicas e historietas mal contadas. ¡¡Si no puedes con tu enemigo (y esta visto que no podemos) únete a él!!

Y si al humor absurdo le unimos la palabra "parodia", la única persona que nos viene a la mente es, como no podía ser de otra manera, el inmenso Leslie Nielsen, incansable abuelo de cabellera blanca y eterna cara de coña... Y a sus 83 años, el actor de "Aterriza como puedas" nos ha brindado su presencia en nuestra propia película de parodias. Y, al contrario de lo que pensaba en un principio, el anciano actor estará en algo más que el trailer. Lamentablemente, no estará Chiquito... Pero bueno, quiero mucho a Chiquito, pero mejor así que no al revés...

No se sabe mucho de lo que nos espera en esta cinta, pero buena pinta tiene, y si se lo curran estoy seguro de que nos mearemos por todos los orificios de nuestro cuerpo... Lo que se sabe es lo que está en la página oficial de la película: Se parodiarán las últimas pelis españolas dignas de recordar (Mar Adentro, Los Otros, El Orfanato, REC, Alatriste, e incluso No es país para viejos); y en el reparto estarán, además de Leslie Nielsen (en apariciones puntuales), caras conocidas como Alexandra Jiménez (Los Serrano), Carlos Areces y Joaquin Reyes (Muchachada Nui), y Silvia Abril (la que salía en Homo Zaping o Buenafuente).

Como digo, Spanish Movie tiene muy buena pinta, y si se hace bien, si no se queda en una copia cutre de Scary Movie y se lo curran, no sería descabellado pensar que la película pudiese conseguir éxito, no sólo en nuestro país, sino también (por el hecho de que todas las pelis parodiadas han tenido cierto éxito internacional), fuera de nuestras fronteras. Podríamos estar , qué se yo... Ante la película del año... Qué digo del año: ¡Del siglo!

martes, 23 de junio de 2009

1961

A veces la inspiración puede venir de la forma menos esperada, en forma, por ejemplo de una foto del Tuenti a la que te han enlazado. Una foto llena de detalles:


Esta foto parece no decir mucho. En un principio nos puede traer a la memoria un campo de concentración de la 2ª Guerra Mundial, o la posguerra serbo-bosnia. Un pueblo a medio construir, con calles sin asfaltar, campos de cultivo entre los edificios en obras, y apenas un alma por sus fantasmagóricas calles. El blanco y negro no ayuda tampoco a quitarle ese halo de misterio, digno de algún programa de Iker Jiménez...

Sin embargo, y como ya supondréis, esta foto está aquí por ser de un paisaje muy poco misterioso para muchos de mis amigos y allegados, por ser de un "pueblo" mucho más cercano y conocido que cualquiera que haya podido sufrir los "gases" de los nazis, o las bombas de la guerra de Bosnia. Y la foto no es de hace tanto tiempo. 1961, según las fuentes. Menos de 50 años.

Fijándonos en algunos detalles, los que vivimos en Santiago de Compostela, pronto podemos constatar que, efectivamente, se trata de un retrato del Ensanche de nuestra ciudad. Un ensanche a medio hacer, claro, pero con claros rasgos que han permanecido hasta nuestros días, como puede ser el Seminario Menor, arriba, solitario, vigilando unos campos de cultivo, en los que más tarde aparecerá un enorme parque, la Avenida de Lugo y el Multiusos de Sar.

En primer plano destacan las viviendas, de "protección oficial" por aquel entonces. Viviendas que, en el momento de su construcción, también estaban rodeadas de campos, a las afueras de Santiago, y que hoy están en pleno centro de la ciudad nueva, al lado de la Plaza Roja (entonces una huerta), flanqueada por calles tan importantes como la de San Pedro de Mezonzo, o de la República Argentina, que no eran más que meras pistas de tierra.

Precisamente subiendo República Argentina, a la derecha en la foto, reconocemos algunos edificios, como el del Colegio Manuel Peleteiro (edificio que desaparecerá en breve, al menos en su función de colegio), o el de esa misma esquina, todavía en pie a día de hoy. Y más al fondo, el edificio del Parlamento de Galicia, que entonces era un edificio militar. Ni siquiera el edificio en el que está el "antiguo" piso desde el que ahora escribo había sido levantado.

Hacia el centro de la imagen distinguimos el cruce entre General Pardiñas y República del Salvador, y bajando esta calle, llegamos a Alfredo Brañas, una de las calles más concurridas hoy en día, que hace cincuenta años no estaba ni dibujada.

Más hacia arriba de la imagen, distinguimos el Hotel Compostela, en la actual Plaza de Galicia, y un poco a la izquierda, vemos el comienzo del parque de la Alameda, con la entrada a la zona vieja, y los que parecen ser los únicos coches de toda la ciudad.

Lo único que no vemos en esta imagen, y que lógicamente se echa en falta hablando de Santiago, es la impertérrita Catedral, que estaría más a la izquierda en la imagen. Pero claro, si saliese, el juego ya no tendría gracia...

Foto nostálgica, cedida por mi amigo Ricardo, que da que pensar. Increíble el crecimiento de la ciudad cuando uno echa la vista tan atrás... O no tanto. Ahora mismo si tomasemos exactamente la misma fotografía, la ciudad no sólo sería prácticamente irreconocible, sino que la mayor parte de las cosas estarían tapadas por edificios que han aparecido con el tiempo, a lo largo y ancho del campo de la imagen, desde las huertas del primer plano, hasta las del Seminario.

Al ver esta imagen (que por cierto, si alguien encuentra otras del estilo, no dudéis en enviármelas), uno piensa también si el impacto que nos supone a nosotros ver los cambios que ha habido en Santiago en los pasados 50 años, será de alguna forma parecido a la sensación que tendrán nuestros nietos, en el año 2060, cuando vean fotos de Santiago en la actualidad. Pues bueno, pensando que, en tan sólo tres o cuatro años, Santiago tendrá Alta Velocidad, la Ciudad de la Cultura, y un teleférico... Pues no quiero ni pensar cómo será (o qué quedará de) nuestra ciudad dentro de medio siglo...